Esta Filosofía de 5 Palabras Puede Transformar tu Capacidad de Liderazgo

Recientemente, he estado tomando algunos cursos online y trabajando lo que es mi capacidad de liderazgo y fabricación de lo que serán las iniciativas de desarrollo de liderazgo. Me he dado cuenta que la mayoría de los estándares tienen la sed de conseguir más para ser mejores. Sus líderes se están centrando en mejorar la cultura de su empresa y en las maneras en que se mueven en el proceso de liderazgo.

Llevo varios meses trabajando la capacidad de liderazgo y trabajo en equipo, y un concepto muy interesante ha llegado: el deseo es la implementación del cambio preventivo. O, como lo menciono un profesor en uno de los cursos «tienes que querer hacerlo ya».

Me encanta esta afirmación, ¡tienes que querer hacerlo ya! Es una manera directa de resumir una filosofía de manejo de otra manera elegante una que connota el deseo, el foco, y un compromiso al cambio.

En aras de fomentar esta teoría, Permítanme proponer cinco principios básicos de liderazgo que podemos utilizar para formar la columna vertebral de la filosofía «ya tienes querer hacerlo»:


Leer también:  Como educar a un niño emprendedor

5 Principios para Medir tu Capacidad de Liderazgo

1. El Liderazgo es una Elección. Enfréntate al momento o deja que otra persona se haga cargo.

A veces la necesidad de conducir la situación es el empuje que sientes sobre ti. Cuando esto suceda, puedes tomar el momento o dejar que otra persona se haga cargo. Si decides elevarte a la ocasión, hazlo deliberadamente y con previsión de acción. No lo hagas solo.

Para comenzar a tomar esto como un enfoque de liderazgo, debes trabajar para ser más deliberado en tus acciones y para demostrar los tipos de comportamiento proactivo que quieres tener como líder y llevarlo a tu equipo. Siempre que sea posible, entablar conversaciones sobre comportamientos deseados y el compromiso de dar a tu equipo lo que necesiten para tener éxito.

2. Nunca te Quedes en la Comodidad

Para mantener el nivel de rendimiento alto y en crecimiento, es importante invertir en la mejora de la capacidad para el mañana, incluso mientras continúas centrándote en la ejecución y el rendimiento de hoy. Por ejemplo, un buen equipo con capacidad de liderazgo nunca descansa en su confort, entonces es por esa razón que la compañía sigue creciendo y capturando margen de mercado.

Si todo el esfuerzo va sólo a la entrega de resultados a corto plazo, tienes el riesgo de la velocidad de los competidores, que vaya más allá de tu equipo. Invierte tu energía cada día en la construcción de las capacidades que necesitas ahora y para el futuro.

3. Dele a tu Equipo un «Porqué» Lo Necesitan para Comprometerse a Cambiar.

De hecho, tu equipo necesita ser motivado a traer su mejor presencia para llevar cada día el servicio a la compañía, a los clientes, y a las partes interesadas. Ayúdalos a hacer el compromiso necesario para crear los cambios que se requieran haciendo que las perspectivas del futuro sean tan apremiantes e irresistibles que el personal del equipo no quiera nada más que llegar allí.

Leer también:  Como vencer el miedo que domina tu mente en tres pasos

Practica poner esta idea en uso en las reuniones del equipo. Ayuda a los reportes directos a vislumbrar las nuevas oportunidades que el logro de un cambio les ofrecerá. Procura que sea «real», por los que se comprometen a hacer que suceda.

4. Dedícate a Aprender Cosas Nuevas.

Asegúrate de estar preparado para ejecutar tus responsabilidades y capacidad de liderazgo, esto requiere tener conciencia de tus limitaciones, así como tus fortalezas. Trabaja activamente para agregar más información de la que ya sabes y para descubrir nuevos enfoques a la solución de problemas.

Enfócate en las personas que hay en tu red profesional que sostienen, o han sostenido, tu papel o un papel similar en otras compañías. Comparte ideas y enfoques para resolver problemas. Únete a grupos de interés especial a través de sitios de medios sociales como LinkedIn que puede ser un lugar barato para empezar.

5. Coloca a un Lado los Intereses No Profesionales por el Bien de la Compañía.

Mientras que perseguir intereses no profesionales es parte de la condición humana, cuando el egoísmo se filtra en el ambiente de trabajo, tendrá un impacto negativo en el funcionamiento y los resultados de la compañía y limitará lo que estás dispuesto a hacer.

Si lo haces en tu negocio para entender las necesidades de los diferentes departamentos y de los equipos con los que trabajas, después debes determinar lo que tú y el equipo puede hacer para hacer esos otros departamentos y equipos más eficaces, Comenzarás a poner todas estas ideas en su lugar.

La adopción de esta filosofía para incrementar la capacidad de liderazgo, merece la pena considerarla. Corta la causa raíz de la resistencia al cambio al deseo. Después de todo, no podemos hacer que otros cambien su forma de pensar. Tienes que encontrar el compromiso en sí mismos para hacer que los cambios sucedan dentro del equipo.

Los líderes no son una excepción. Tienen que querer serlo también.


canal telegram

Deja un comentario