Si le facilitamos las cosas a la gente nos ganamos su simpatía

El bien vence al mal, siempre hemos escuchado estas frases motivadoras en nuestra vida, enseñanza que en la Biblia se menciona en múltiples oportunidades. Hagamos el bien, sin mirar a quien.

Podemos hacer este experimento al salir a la calle, como cediendo el pase a los peatones al cruzar la calle o a otro carro, si vean la reacción de sorpresa de la otra persona a acostumbrada mas a gruñir por malos gestos de los otros conductores, pero al nosotros hacer un buen gesto, se le ilumina la cara a esa persona, hasta nos sonríe o hace un gesto de aprobación con sus manos.

En la cola al supermercado, cuantas veces vamos a comprar 1 solo producto y por delante esta esa señora o señor con más de 2 carritos de supermercados y no se digna de amabilidad de ceder al paso, pues hagamos la diferencia, cedamos los puestos, no combatamos mal con mal, sino más con bien.

Jesucristo nos enseñó que se nos había enseñado a actuar ojo por ojo y diente por diente más Él nos decía pongamos la otra mejilla.

Debemos tratar a nuestros semejantes con amabilidad para que estos estén abiertos a recibir nuestras sugerencias y consejos.

En el mundo de los negocios y las ventas, la habilidad de tratar a las demás personas en un don, se han escrito muchos libros como el famoso betseller de Dale Carnegie “Como ganar amigos en influir positivamente sobre los demás”, en donde nos da 11 reglas.

Y la regla número 1 es empiece con elogio y aprecio sincero. A todos nos gusta ser escuchados y que la persona aprecie nuestros logros, y las cosas que hacemos.

Los mejores vendedores reconocen este principio y buscan ganar la simpatía de sus clientes, y como lo hacemos tan simple como el enunciado de nuestro artículo, facilitándole las cosas.

Leer también:  7 Factores Clave para ser un Líder Exitoso en tu Industria

Y una vez cuando nuestro cliente este decidido a comprar, le será más fácil hacerlo a una persona que considere su amigo y estima a que un desconocido.

Ya también nos han dicho que se aprende más escuchando que hablando. Que un buen conversador es un buen oyente.

Aristóteles Onassis uno de los hombres más ricos del mundo en su época, conocía muy bien este principio y la aplicaba en el día a día en su mundo de negocios.

Muchas gracias a Leo Priego por permitirme escribir este contenido para ti. Si deseas conocer más de mis artículos acerca el tema motivacional, además enseñamos acerca de Diseño Web, Marketing, SEO, Programación, aprender el Idioma Ingles, te invito a mi sitio web https://labibliotecadelsaber.com/

Deja un comentario