Cómo mejorar tu inteligencia emocional

La inteligencia emocional es la capacidad de comprender, gestionar y expresar los sentimientos personales. La alta inteligencia emocional es fundamental para establecer y mantener relaciones personales cercanas, y también es importante desde la perspectiva del liderazgo y la formación de equipos.

Muchas de las habilidades sociales necesarias para el éxito del liderazgo son impulsadas por una alta inteligencia emocional, y algunos de los problemas que conducen a equipos disfuncionales son causados ​​por bajos niveles de inteligencia emocional.

La investigación ha respaldado durante mucho tiempo el vínculo entre la inteligencia emocional y el desempeño laboral.

De acuerdo con algunas de estas investigaciones, alrededor del 90% de las personas con mejor desempeño tienen puntajes altos de inteligencia emocional en comparación con el 20% de las personas con bajo rendimiento.

Además, alrededor del 58% del desempeño de un líder puede estar vinculado a la inteligencia emocional. Las organizaciones que ponen énfasis en la inteligencia emocional han visto resultados drásticos. La Fuerza Aérea de los EE. UU., Por ejemplo, redujo la rotación de reclutas del 35% al ​​5% anual simplemente al seleccionar candidatos con alta inteligencia emocional.



Afortunadamente, el rasgo de la inteligencia emocional se puede mejorar con el tiempo. Hay una serie de estrategias que las personas pueden usar para controlar mejor sus propias emociones, que pueden ayudarles a comprender mejor cómo relacionarse con los demás.

Aquí hay algunas estrategias que pueden mejorar la inteligencia emocional:

Identificar y reducir las emociones negativas.

Aprender a manejar las emociones negativas de manera efectiva es uno de los aspectos más importantes de la inteligencia emocional. Si no se controla, estos sentimientos pueden abrumar el pensamiento racional e impactar seriamente el juicio.

Asumir lo peor de las personas o situaciones a menudo alimenta un ciclo de negatividad que se perpetúa a sí mismo. Por ejemplo, suponiendo que alguien no devolvió su llamada porque no les gusta, no crea una buena base para futuras interacciones.

Leer también:  5 Ideas Para Lograr ser un Líder Inspirador

Además, las emociones negativas generadas por ese supuesto no informado pueden obstaculizar otras situaciones y relaciones. Las personas también se preparan para los sentimientos negativos fijándose en una idea en particular.

Cuando estas cosas no funcionan según lo previsto, el dolor del rechazo es mucho más fuerte porque no hay otras opciones a las que recurrir. La negatividad hace que sea difícil recuperarse de la adversidad.

En lugar de superar las fallas y tratar de aprender algo de los reveses, las personas agobiadas por las emociones negativas se fijan en ellas. Vuelven a adivinar, cambian la culpa y se quejan de lo que debería o podría haber ocurrido «si solo» las cosas hubieran sido diferentes. Sin embargo, rendirse a la desesperación y la frustración no permite que las personas aprendan nada útil de la situación. El primer paso para manejar los sentimientos negativos es reconocer que existen en primer lugar.

Después de identificar esas emociones, las personas pueden comenzar el proceso de aprender cómo lidiar con ellas de manera positiva para que no afecten las decisiones importantes.

Tómate el tiempo para reflexionar.

Las emociones pueden ser volátiles, y las personas a menudo cometen el error de reaccionar a las circunstancias basadas en lo que sienten y no en lo que piensan.

Si bien el ejemplo obvio puede ser alguien que arremete contra un colega después de un mal día, las emociones también pueden hacer que las personas tomen decisiones que nunca tomarían en un estado mental diferente.

Por ejemplo, un gerente que se siente estresado por los recientes números de rendimiento de su equipo puede aprovechar la oportunidad de asumir un trabajo adicional para verse mejor sin tener en cuenta que la carga de trabajo adicional probablemente disminuirá aún más esos números de rendimiento.

En muchos casos, simplemente hacer una pausa para respirar y pensar antes de actuar es suficiente para evitar situaciones desafortunadas. Esta pausa puede ser tan dramática como alejarse de una situación tensa durante unos minutos o tan simple como esperar a pulsar el botón «enviar» en un correo electrónico polémico.

Tomarse un momento para dejar que las emociones sigan su curso antes de actuar hace que sea más fácil determinar si las decisiones se toman o no por razones racionales o emocionales.

Leer también:  2da Parte de Como vencer el miedo que domina tu mente

Asume la responsabilidad por las emociones

Mientras que es fácil para las personas señalar las razones por las que se sienten así, en última instancia, las emociones provienen de su interior. Para manejar y lidiar con sus sentimientos, las personas primero tienen que tomar posesión de ellos o seguirán estando a merced de sus reacciones emocionalmente motivadas.

Una vez que las personas se vuelven más conscientes de cómo sus sentimientos afectan sus acciones, pueden comenzar a identificar qué tipo de situaciones desencadenan estas reacciones. Saber cómo es probable que se sientan en un contexto dado les permite prepararse mejor antes de tiempo.

Si alguien sabe que tratar con un cliente en particular los hace sentir incómodos o ansiosos, por ejemplo, pueden tomar medidas específicas para lidiar con esas emociones para asegurarse de que no den como resultado conductas negativas o improductivas.

Los sentimientos también pueden informar el pensamiento y el razonamiento porque son un buen indicador de lo que una persona valora. Las fuertes reacciones emocionales no salen de la nada. Si alguien tiene un sentimiento poderoso acerca de algo, usualmente hay una razón detrás de esto.

Mientras que estar atrapado en las emociones en sí mismas puede no ser productivo, comprender su causa puede y debe ser tenido en cuenta en cualquier proceso de pensamiento.

Ser observador

Comprender por qué las personas se sienten y se comportan como lo hacen es otro elemento clave de la inteligencia emocional. A menudo puede ser difícil para las personas ver las situaciones desde la perspectiva de otra persona, pero es importante encontrar formas de salvar esta «brecha de perspectiva».

Después de todo, todos están lidiando con sus propias emociones, y es muy posible que sus reacciones a las situaciones sean motivadas. por esos sentimientos.

Practicar la empatía con otros puede dar contexto a su comportamiento, haciendo posible ver lo que están sintiendo y lidiando en un momento dado. También ayuda a anticipar cómo pueden reaccionar en diferentes situaciones.

Ser proactivo en las relaciones interpersonales también puede ayudar a evitar situaciones difíciles antes de que se desarrollen. Saber que un empleado se siente ansioso cuando se le asigna una nueva tarea, por ejemplo, podría incitar a un líder de equipo a introducir nuevas responsabilidades mucho antes de la fecha límite.

Leer también:  Cómo la Práctica de la Atención Plena (Mindfulness) Puede Ayudarte a Reducir el Estrés

Además, tomar medidas proactivas puede ayudar a manejar el conflicto de manera más efectiva, tomando medidas para resolver los desacuerdos antes de que se salgan de control.

Solicitar feedback (comentarios)

El comportamiento humano es extraordinariamente complejo. Incluso cuando las personas saben mucho sobre sí mismas, las situaciones o circunstancias nuevas a veces pueden provocar reacciones que podrían no haber esperado.

Mejorar la inteligencia emocional es un proceso continuo que continuamente presenta oportunidades para el aprendizaje. Una vez que alguien es consciente de cómo sus emociones afectan su toma de decisiones, deben evaluar cómo esos sentimientos afectan sus creencias y opiniones.

¿Creen que algo es verdad debido a algún argumento bien razonado o se aferran a una creencia irracional basada en una experiencia emocional previa?

Esta forma de auto-reflexión no solo puede sacudir las viejas creencias, sino también ayudar a informar el aprendizaje futuro. Las opiniones y comentarios externos pueden ayudar a mejorar la inteligencia emocional al señalar las fortalezas y debilidades existentes.

También pueden mostrar cómo los demás perciben el comportamiento, lo que puede ser bastante informativo. La crítica debe considerarse como una oportunidad de crecimiento en lugar de un ataque personal.

Aquí tienes 10 frases de inteligencia emocional

Incluso si esa crítica no se entrega de una manera altamente efectiva, es importante profundizar en la idea central detrás de ella. Del mismo modo, la retroalimentación positiva no debe ser descontada.

Ignorar o disminuir los comentarios positivos puede contribuir a una personalización negativa improductiva que permite a las emociones negativas socavar la autoimagen e influir en los comportamientos.

Mejorar la inteligencia emocional puede traer enormes beneficios, pero no debe considerarse como un proceso simple con un final claro. Más bien, es una experiencia de desarrollo activo y continuo.

Si bien hay una serie de estrategias que permiten a las personas ser más conscientes de sus emociones y de cómo afectan su comportamiento, construir inteligencia emocional es un esfuerzo de por vida. Afortunadamente, los beneficios que se obtienen al aprender a manejar las emociones de manera más efectiva son increíblemente valiosos tanto para los individuos como para las organizaciones.

Deja un comentario